Share on FacebookTweet about this on Twitter

Tras dos décadas de su incorporación al mercado, el sistema de certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) ha permitido reconocer México hasta 2016, 211 edificios y registrar 564, de acuerdo con el U.S. Green Building Council (USGBC).

Este distintivo valida que un edificio, independiente de sus grados de certificación (platino, plata, gold y certificado), ahorra entre 24 y 50% en el consumo de energía, 40% en el del agua, 70% en la generación de residuos y entre 33 y 39 las emisiones de carbono.

Todo en conjunto se enfoca a mitigar los efectos del crecimiento exponencial de las ciudades en materia de daño al medio ambiente. De tal razón que hasta ahora, según el USGBC, se han certificado en total 15.9 millones de metros cuadrados integrados a proyectos de distintos usos.

Desde su salida al mercado en 1998, este sistema evolucionó y actualmente se encuentra en la versión 4 que evalúa aspectos como la calidad de los materiales en las especificaciones que deben tener los edificios, el mayor desempeño y eficiencia en el ambiente interior, entre otros.

Entre los primeros edificios LEED destacan las torres HSBC, Vistral, BBVA Bancomer, Mayor, Virreyes y múltiples edificios, centros comerciales, centros educativos e incluso en el segmento residencial, aunque con menor incidencia.

La Torre HSBC de 34 niveles ubicada en Paseo de la Reforma, fue el segundo edificio en México certificado en 2007 con el distintivo gold por acciones como la reducción de 76% de uso de agua y 25% de consumo energético.

Uno de los edificios evaluados que destaca por su origen es el Palacio del Ayuntamiento donde se ubica el Gobierno de la Ciudad de México, además de otros inmuebles que hicieron factible que el mercado nacional se integrara al Top 10 de la certificación LEED para edificios sustentables con la novena posición mundial y el segundo en Latinoamérica, apenas por de bajo de Brasil.

En México son diferentes los inmuebles certificados, de hecho más de mil edificios han buscado la certificación, pero se estima que sólo 678 podrán recibirla.

Se trata de un proceso que dura 18 meses y una serie de prerrequisitos que son validados desde una escala de 100 puntos y el valor mínimo para obtenerlo son 40 puntos.

Una de sus categorías es fundamental para los alcances y nivel de certificación y se refiere al diseño, es decir las estrategias que instrumentan ideas no convencionales en diseño y uso de materiales de construcción.

Otra no menos importante son las zonas medioambientales a través de las cuales se evalúa la estrategia de construcción sostenible concreta.

¿Cómo ser LEED?

Los factores que definen la sustentabilidad de un inmueble son la ubicación, eficiencia en consumo de agua energía, ambiente interior y materiales de construcción. En este sentido, la ola verde ha hecho posible que además de la Ciudad de México, otras como Guadalajara, Monterrey, Querétaro y Puebla se sumen al proceso de transformación ambiental.

Es un hecho que el interés por el impacto ambiental que desarrolladores, inversionistas e inquilinos ha crecido de manera relevante en los últimos años y ha dejado de ser una moda o marketing para favorecer la comercialización de los inmuebles que inició con la edificación de edificios inteligentes.

La nueva visión busca la construcción bajo una lógica de ambientes que unen un sistema de normas y ahorro de costos de su operación, en particular en edificios de gran densidad como las edificaciones verticales.