Share on FacebookTweet about this on Twitter

Un taladro es una herramienta que tiene un accesorio rotatorio, que normalmente es una broca, pero en ocasiones puede ser una fresa, un destornillador, un agitador de pintura o una piedra de lijado.

Las brocas sirven para perforar madera, plástico, piedra, granito, cemento, hormigón, metales (incluso algunos tipos de hierro y acero), tableros de yeso, etc.

En el mercado podemos encontrar una gran variedad de taladros para todos los presupuestos, pero ¿cómo sabemos cuál es el taladro adecuado para nosotros?
Al momento de elegir un taladro hay ciertas cosas que debemos de tomar en cuenta para tomar la decisión correcta.

Debemos comenzar con estas 3 preguntas:

1. ¿Qué tareas realizaremos con el taladro?

2. ¿Con qué materiales trabajaremos?

3. ¿Con qué frecuencia utilizaremos el taladro?

Así debemos saber si usaremos el taladro para perforar mampostería, si lo usaremos de vez en cuando en tareas de decoración del hogar, para trabajos de reparación o bricolaje ocasionales, o para trabajos de construcción.

En primer lugar, debemos conocer las principales características de los dos tipos de taladros disponibles:

Taladros con cable

• Tienen más potencia y velocidad.

• Aptos para trabajos pesados, como perforación de mampostería, ladrillo, granito, mezcla de pinturas o cemento.

• Ideales para trabajos continuos o habituales.

Taladros inalámbricos

• Son portátiles y ahorran la molestia del cable y de un tomacorriente.

• Los más modernos pueden llegar a tener un rendimiento similar a los taladros con cable.

• La batería debe ser recargada, especialmente si el taladro no se utiliza con frecuencia.

Una vez que hemos determinado el tipo de trabajo, frecuencia de uso y principales materiales a taladrar, quizá habremos encontrado el taladro ideal, sin embargo, es recomendable tomar en cuenta las siguientes consideraciones adicionales:

POTENCIA:

la potencia de los taladros con cable se mide en vatios y varía, según los modelos, entre 500 y 1000W. Un taladro de poca potencia, funcionará a su máxima potencia todo el tiempo durante trabajos pesados, por lo que llevará a sus componentes casi al límite de sus componentes, lo que ocasionará un mayor desgaste.
La potencia de los taladros inalámbricos se clasifica de acuerdo al voltaje de la batería. La mayoría de los modelos para bricolaje poseen una batería de 9,6 a 18 V, aunque hay modelos profesionales que alcanzan hasta 32 V.

TAMAÑO Y PESO:

los taladros pequeños se sienten más cómodos y fáciles de usar es espacios reducidos. Algunos taladros con percutor pesan más de 5 kg, sin embargo, algunas personas consideran estos taladros demasiado pesados para el trabajo sostenido.

VELOCIDAD:

tanto los taladros con cable como los inalámbricos pueden tener una, dos o tres velocidades. Los taladros de una sola velocidad (2000/2500 rpm) son los más económicos, pero carecen de versatilidad.
Algunos modelos más completos poseen velocidades fijas, que pueden ser seleccionadas por el operador. La más lenta es ideal para perforar metales y otorga mayor fuerza de torsión para atornillar, mientras que la velocidad más rápida es usa para perforar materiales más duros.
Los modelos más sofisticados tienen un control de velocidad variable, que se controla mediante un gatillo.

TAMAÑO Y TIPO DE MANDRIL:

los modelos más viejos tenían una llave que permitía abrir y cerrar sus mandíbulas para el montaje/desmontaje de las brocas y demás accesorios. Los modelos actuales permiten montar y desmontar los accesorios de modo sencillo sin utilizar llaves.
El tamaño del mandril determina el tamaño del eje que puede admitir. Las medidas más comunes son 3/8 y ½ pulgada.

FUNCIÓN DE PERCUSIÓN:

esta función desplaza el mandril en un movimiento de martillo, lo que permite que la broca avance en materiales duros.

EMPUÑADURA Y DISEÑO ERGONÓMICO:

todos los taladros presentan dos tipos principales de empuñadura: en forma de pistola y en forma de “T”, aunque en ocasiones se combinan en un solo modelo para equilibrar el peso y mejorar el control de la herramienta.
Para trabajos en lugares estrechos hay un tercer modelo, los taladros angulares, que son más cortos que caben en lugares difíciles y pueden perforar en ángulo recto.
El diseño ergonómico permite facilitar el agarre y el uso del taladro, además de que reduce la fatiga.

TIPO, AMPERAJE Y RECARGA DE LA BATERÍA:

los taladros inalámbricos tienen tres tipos de baterías: las más antiguas son de níquel-cadmio (Ni-Cd), son las más económicas pero tienen poco amperaje.
Las baterías de níquel e hidruro metálico (Ni-MH) tienen la ventaja de no perder la capacidad de carga tras varias recargas, y por último, las baterías de ion de litio (Li-ion) que ofrecen mayor rendimiento, mayor potencia y menos peso.

FUNCIONES

de acuerdo al uso que le daremos a nuestra herramienta, también debemos considerar cuáles funciones nos serán más útiles:

• Función destornillador: se trata de un dispositivo de control de torque o par que apaga el taladro cuando se alcanza cierta fuerza de rotación. Esta función la tienen casi todos los taladros inalámbricos, y sólo algunos taladros con cable.

• Función de marcha en reversa: esta función transforma el taladro en un destornillador eléctrico. Esta función también es útil si hay que desalojar una broca atascada.

• Tope de profundidad: evita que la broca penetre más allá de lo deseado.

• Mangos auxiliares ajustables: permiten mayor control del usuario durante el funcionamiento.

• Freno automático: permite que la broca se detenga en cuanto se deja de apretar el gatillo.

• Cable largo: otorgan una mayor libertad de movimiento.

• Pantallas térmicas y ventiladores de refrigeración: protegen al taladro del sobrecalentamiento, lo cual significa que se podrá utilizar por periodos más largos de tiempo y que el motor no se dañará.