Share on FacebookTweet about this on Twitter

Robots autónomos, carreteras inteligentes, impresión 3D y concreto que se cura por sí solo… estas son sólo algunas de las posibles tecnologías que podremos ver en la industria de la construcción en un futuro cercano.

La industria de la construcción está siempre cambiando y adaptándose a nuevas demandas, procesos y tecnologías. Tratar de predecir qué es lo que viene, puede ser un reto complicado.

Construcción con robots autónomos.

Nadie quiere ser sustituido en su trabajo por una máquina, pero los robots- obreros en la construcción pueden ser una posibilidad a no muy largo plazo. Los primeros avances para la creación de este tipo de robots se inspiran en las colonias de termitas. Estos robots serán capaces de auto-organizarse y de trabajar en equipo para construir estructuras. Los planos de la construcción se instalarían en los robots, junto con un reglamento de cosas que “no se deben hacer” durante el trabajo.

El beneficio de estos robots-obreros sería la capacidad para construir en locaciones de dificil acceso para los humanos, la desventaja principal sería la pérdida de empleos.

Uno de los primeros prototipos fue presentado en el 2015, durante el evento World of Concrete. Este robot, llamado SAM (Semi-Automated Mason), tenía la capacidad de construir muros de cemento y ladrillo a una velocidad de 3,000 ladrillos diarios, esto es a una velocidad 6 veces mayor que un obrero humano regular.

USG junio 6 SAM

 

Impresión 3D

Esta tecnología ya es parte de nuestro presente. Ya existen impresoras 3D para construir casas y construcciones pequeñas. Una de las primeras estructuras de este tipo se construyó en Rusia. El proceso de impresión tomó tan solo 24 horas y es muy similar a otros proyectos de esta naturaleza en arquitectura. La idea es simplemente poner una impresora 3D, que se asemeja a una máquina industrial, la cual usa cemento para generar las partes que requiere, en este caso las paredes, e imprimir finalmente las mismas, capa a capa, de cemento. El costo total fue de aproximadamente $10,134 dólares – sin incluir el mobiliario, decoración o electrodomésticos.

Las máquinas aún no tienen la capacidad de hacer todo el trabajo de construcción. El techo, los aislamientos, las ventanas y otros componentes, deben ser colocados más tarde por obreros humanos.

Esta tecnología parece hasta ahora, una muy buena idea, pero ya veremos cómo se van desarrollando las cosas en el futuro.

 

Carreteras Inteligentes

Este tipo de carreteras incorporarían tecnologías que permitirán que las baterías de los carros eléctricos se recarguen mientras circulan. El beneficio sería el disminuir la necesidad de parar a cargar combustible o a recargar lss baterías, y disminuir el consumo de combustibles fósiles.

Otra propuesta a estas carreteras inteligentes es la creación de caminos solares. Los ingenieros Scott y Julie Brusaw han estado investigando y desarrollando esta posibilidad desde el año 2006, su meta es reemplazar el pavimento tradicional con paneles solares que encajan entre sí, que pueden generar electricidad a la cez qeu proveen una superficie sustentable sobre la cual se transportarán los vehículos.

Aunque los beneficios de este tipo de carreteras suenan maravillosos, el costo aún sigue siendo un elemento a considerar. La carretera para bicicletas que se construyó en Holanda tuvo un costo estimado de $3.7 millones de dólares. Un estudio reciente reveló que migrar hacia carreteras inteligentes aumentaría los costos de mantenimiento de los caminos en un 40%.

 

Concreto que no necesita curarse

Este concreto sería una mezcla de concreto tradicional con cápsulas de silicatos sódicos que al romperse, liberarían un agente en forma de gel que se endurecen para rellenar las posibles grietas cuando estas ocurran. Las ventajas de esta tecnología serían la eliminación de las grietas en el concreto y disminuir significativamente los costos de mantenimiento.

 

Dióxido de Carbono como material para la construcción

Un grupo de ingenieros biológicos del MIT experimentan con nuevos métodos para convertir las emisiones de dióxido de carbono en carbonatos sólidos y materiales de construcción útiles. Estos materiales podrían representar una nueva alternativa para el uso del vidrio.

 

Pavimentos porosos

Dentro de esta categoría entrarían también los concretos permeables, que aunque ya han sido utilizados en la industria de la construcción, aún no son un material aceptado actualmente. Los pavimentos permeables, o porosos, pueden contribuir a evitar las inundaciones y también podrían disminuir la necesidad de construir estanques para almacenar agua.

 

¿Conoces otras tecnologías que podrían innovar las técnicas de construcción? ¿Consideras que algunas de estas propuestas no se harán realidad? ¡Comparte tus opiniones con nosotros!