La industria inmobiliaria es una de las principales consumidoras de energía en todo el mundo, motivo por el cual se crearon nuevos requerimientos para edificar de manera más sustentable.

Según los datos recaudados en el informe de World Green Building Trends, para el año 2021, más de la mitad de los desarrolladores en México edificarán ecológicamente. Estas son buenas noticias, ya que el avance de las tecnologías verdes ayudará a mitigar el consumo tanto de recursos naturales, como de energía y además, dará paso a la creación de más certificaciones que aseguren el bienestar de nuestro planeta.

Una de las certificaciones más importantes en el ámbito que valida el diseño y la construcción sustentables, es el Excellence in Design for Greater Efficiencies (EDGE por sus siglas en inglés), un aval que opera en más de 120 países. La certificación EDGE fue creada por la Corporación Financiera Internacional (IFC), la cual es miembro del Banco Mundial. Su función es ayudar a que los desarrolladores y constructoras identifiquen formas eficientes de reducción de energía, agua y materiales, desde el proceso de diseño, hasta la construcción.

La certificación EDGE aplica en cinco áreas: hospitales, hoteles, oficinas, comercios y residencias. El primer inmueble avalado en México fue un hotel City Express y posteriormente fueron proyectos de vivienda ubicados en Querétaro y Tabasco.

La certificación EDGE se logra por medio de un software interactivo que está en la web (EDGE Buildings App). Éste predice qué ahorros tendrá el proyecto al compararlo con un caso local y de esta forma calcula los beneficios que se obtendrán en servicios, costo de capital y hasta el retorno de inversión.

Un requerimiento para obtener la certificación EDGE, administrada por el Green Business Certification Inc. (GBCI), es cumplir con un ahorro mínimo del 20% de energía, 20% de ahorro en agua y 20% de ahorro en la energía incorporada a los materiales de construcción.

Se han realizado estudios de campo que revelan que una vivienda puede alcanzar dichos ahorros en energía eléctrica cuando se utilizan sistemas de fachada con aislamiento térmico. Gracias a soluciones con tecnología de materiales, como las que propone USG, es viable crear edificios en los que se reduzca al mínimo el consumo de aire acondicionado o calefacción, al aislar la temperatura del exterior hacia el interior.

Comparado con la productividad energética de los sistemas constructivos tradicionales, las soluciones de USG proporcionan porcentajes reducidos de consumo energético y maximizan la rentabilidad del desarrollador y del comprador.

USG y su compromiso con la sustentabilidad en México

De los cerca de 14.3 millones de m² de contrucción que buscan el certificado EDGE en México, existen 2,385 casas que han logrado recibir este aval, de acuerdo con la información que proporciona EDGE Buildings, por tanto, este es uno de los rubros en donde encontramos más avances en materia de sustentabilidad.

En el nicho del desarrollo inmobiliario, nuestro país ha tenido programas para apoyar las prácticas sustentables, como lo son las hipotecas ecológicas de INFONAVIT y la EcoCasa de Sociedad Hipotecaria Federal. Al respecto, Tobías Contreras, Gerente de Innovación y Sustentabilidad en la inmobiliaria Vinte dice que edificar con parámetros sustentables hace viable que la empresa “camine hacia la vivienda productiva y por eso se busca incorporar, desde hace 16 años, las mejores prácticas a nivel global”.

La desarrolladora Vinte incorporó la certificación EDGE en una privada de 16 casas, dentro de un desarrollo residencial en Querétaro, a través de un programa piloto en México. Posteriormente integró el sistema a otros proyectos e incluso validó su primer modelo de casa híbrida/cero-gas. Actualmente la inmobiliaria Vinte tiene 132 viviendas con certificación EDGE y trabaja en un proceso masivo de certificación de 4,000 unidades. “Creemos que certificar da certeza respecto a la calidad de las tecnologías utilizadas para edificar nuestras viviendas, pero sobre todo que los beneficios tangibles son en ahorro de luz, agua y gas, además de beneficiar al medio ambiente”, detalla Tobías Contreras, Gerente de Innovación y Sustentabilidad en la inmobiliaria Vinte.

La medición de los procesos de construcción busca el surgimiento de nuevas generaciones de edificios rentables, eficientes energéticamente y que además dejen una menor huella de carbono.

Las ventajas de estas prácticas también se reflejan hacia el consumidor, ya que la adquisición de una vivienda sutentable favorece la reducción de consumo en fuentes de energía, a la vez que ofrece alto confort y bajos costos en consumo de servicios.