Share on FacebookTweet about this on Twitter

La innovación en los sistemas de construcción de USG, hizo posible construir instalaciones educativas con ambientes duraderos, condiciones óptimas de confort y seguridad ante riesgos como fuego y sismos.

Son las historias experimentadas en la Escuela de Odontología de la Universidad de Costa Rica y el particular modelo de la nueva Escuela La Carpio, alojada ésta última en una zona vulnerable del país.

En dichos procesos constructivos, soluciones como las paredes FIBEROCK™ AQUA TOUGH®, USG SHEETROCK™ FIRECODE® y los cielos rasos ECLIPSE™ y RADAR™ HIGH NRC, permitieron atender necesidades específicas de ambas instalaciones educativas.

“En el proyecto de la Escuela de Odontología de la Universidad de Costa Rica logramos reducir el tiempo de construcción de obra, y tenemos la posibilidad de hacer modificaciones de forma rápida y limpia”, dice el arquitecto Juan Francisco Rojas Cedeño, de la oficina Ejecutora del Programa de Inversiones de la institución educativa.

Comenta que los sistemas de paredes de alto desempeño USG fueron eficientes para crear acabados idóneos en un inmueble que presta servicio para la educación, gracias a su capacidad de adecuarse a todas las necesidades, tanto de aulas para sesiones magistrales como de espacios de laboratorios que sirven para las practicas odontológicas.

Rojas Cedeño comenta: “Los sistemas constructivos para edificaciones donde se realizan actividades educativas, requieren durabilidad ante el uso intenso por parte de los estudiantes, y flexibilidad ante posibles cambios en la distribución y función de las instalaciones”.

El arquitecto anota que la flexibilidad durante el uso y operación, para un programa arquitectónico funcional en este segmento, es clave para el éxito. Los sistemas de paredes livianas atendieron a cabalidad esa necesidad.

La Carpio transforma entorno

La nueva Escuela La Carpio terminó con una espera de dos décadas, al generar una instalación educativa de desarrollo vertical que es ya una opción para los estudiantes en esta zona de San José.

Alejandro Granados, arquitecto consultor del Ministerio de Educación Pública, explica que con la incorporación de distintas soluciones USG como los cielos rasos acústicos, se lograron crear espacios con condiciones óptimas de seguridad y confort acústico para las actividades que ahí se realizan, cooperando con la creación de espacios ideales para la educación infantil.

El proyecto integró en una primera etapa 24 aulas académicas, tres de educación especial, ocho de preescolar, además de laboratorios de cómputo, áreas administrativas, comedores, salas de espera, casetas de seguridad y una cancha iluminada. En una segunda etapa, la obra en la que participó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) integrará rampas, elevador y áreas deportivas adicionales.

“Logramos espacios con excelentes condiciones acústicas, además de incorporar particiones con capacidad de retardo de fuego en cumplimiento de las más estrictas normas de seguridad de vida. Es el caso de las áreas de estudio como aulas, donde se incorporan sistemas acústicos, que favorecen el proceso de aprendizaje del estudiante”, detalla Granados.

Entre los materiales aplicados a las aulas, se integraron sistemas con absorción acústica desde entre 55 y hasta 70% del ruido ambiental, maximizando la inversión en áreas internas más protegidas, y subiendo la barra en áreas de mayor demanda como son niveles superiores, expuestos a problemas de invasión de ruido por lluvia y tráfico aéreo cercano.

La obra busca mejorar el entorno urbano con una obra educativa que atiende niveles de preescolar y primaria para una comunidad en dos horarios de servicio, y que hoy día se acopla a los estándares de seguridad y confort que serían deseables para los proyectos de más alta calidad en cualquier segmento socio económico.

Además, por los materiales de construcción integrados en el diseño arquitectónico, se logrará una aportación ambiental, ya que muchos de ellos ofrecen facilidades hacia los procesos de mantenimiento y se constituyen de altos porcentajes de contenidos reciclados.