Share on FacebookTweet about this on Twitter

La Torre KOI, edificio que da cara al Cerro de la Silla y a la Sierra Madre, es el rascacielos más alto de México, y el ícono vertical más importante de la ciudad de Monterrey.

Su nombre proviene de los peces japoneses KOI, y está inspirada en la representación de los elementos naturales dentro de los vínculos arquitectónicos de la obra.

Diseñada por la firma VFO y desarrollada por Internacional de Inversiones, esta torre tomó una década para conceptualizarse, 5 años para construirse y una inversión de 200 millones de dólares para realizarse.

A diferencia de otros proyectos verticales, ubicados en zonas sísmicas como la Ciudad de México, en Monterrey existe una incidencia alta de vientos –de hasta 350 kilómetros por hora–, lo que demandó una estructura rígida y resistente, basada en un estudio desarrollado por la firma de ingeniería canadiense Rowan Williams Davies and Irwin Incorporated. Esta firma también fue responsable del Burj Khalifa en Dubai.

Su diseño de prisma de cristal se ajusta a los requerimientos de amplias plantas de corporativos, y de menor dimensión para los usuarios residenciales. Gracias a esto, asegura la firma arquitectónica, la propuesta conceptual hizo posible generar un gran sentido de pertenencia.

Actualmente el rascacielos cuenta con 279.5 metros de altura, superando así a la Torre BBVA y a la Torre Reforma en la Ciudad de México.

Fases de construcción de la Torre KOI

Del 2012 al 2017 se generaron fases para edificar 69 pisos, donde se habilitaron residencias, oficinas y áreas comerciales.

Juan Andrés Vergara, líder de la firma, aseguró que la clave para la construcción de la torre fue ubicar una mejor superficie, insertando la construcción justo en la zona comercial de Valle Oriente, en el municipio San Pedro Garza García.

Como otros proyectos de gran volumen, la Torre KOI fue ajustada al proceso de comercialización y a la normatividad constructiva del gobierno estatal. De ahí la incorporación de áreas residenciales.

Proceso de construcción

En el proceso de construcción se anexaron distintos materiales de innovación, para cubrir los altos estándares de un edificio de su tipo. Uno de ellos fue la integración de plafones Mars High- NRC, los cuales generan equilibrio en la absorción acústica y atenuación del sonido, sin mencionar los beneficios obtenidos en el tiempo de instalación y ahorro en el material.

Un componente complementario, fue la eficiencia energética alcanzada con la adhesión de las fachadas, generando con ellas ahorros térmicos de 20%, sin considerar un 30% de edificiencia en agua, además de una planta de tratamiento de agua para el reuso en jardines y torres de enfriamiento.

La distribución final actual incluye 27 oficinas, entre las cuales destacan el corporativo de Banorte, los centros de negocios de la red IOS Offices y 37 pisos pertenecientes a KOI Sky Residences.

Actualmente se encuentra en proceso de Certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) Plata.