Share on FacebookTweet about this on Twitter

Considerada un reto arquitectónico y de ingeniería, la Torre Reforma es la segunda edificación más alta de México. Su innovador diseño representa un parteaguas en el proceso de construcción, cálculo estructural, incorporación de materiales, tecnología y operación.

Características innovadoras de la Torre Reforma

Estos son algunos de los elementos distintivos de la torre de 246 metros de altura y 57 niveles:

  • Diseño: A cargo de LBR Arquitectos.
  • Tecnología: En su edificación participó la firma Arup, que ha tenido a su cargo el diseño sísmico de notables rascacielos en el mundo. Además, para finalizarla, se superó el reto de mover una vieja casona y reincorporarla a su sitio original, con el fin de respetar la normatividad de patrimonios históricos.
  • Seguridad: En la torre se integraron 28 elevadores presurizados con sistema port de última generación, que permiten la rápida evacuación en caso de siniestro. Para lograrlo se integraron sistemas como el USG Shaft Wall (muro ducto), que hizo factible incorporar ensambles que según su nivel de integración logran una gran resistencia y aíslan el fuego hasta por cuatro horas.
  • En caso de fuego, el muro divisorio cierra ductos desde el exterior y brinda, así, una buena protección.

Por estas razones –y otras, de carácter sustentable–, Torre Reforma es finalista del Premio Internacional Highrise, reconocimiento que se entrega cada dos años a los edificios que, además de superar los 100 metros de altura, logran consolidar la mejor apuesta en edificación vertical.

En la edición de este año participaron un sin número de proyectos. En la batalla estuvieron propuestas arquitectónicas de la talla de Foster & Partners, Pelli Architects, Ateliers Jean Nouvel, Renzo Piano Building Worshop y Zaha Hadid Architects.

La torre compite en la parte final con el Maha Nakhon en Bangkok/Tailandia, Beirut Terraces en Líbano, Chaoyang Park Plaza en Beiging/China y Oasia Hotel Downtown de Singapour.