Share on FacebookTweet about this on Twitter

El cloro es básico para limpiar los espacios del hogar, ¿pero conoces los otros usos que puedes darle?

 

  1. Haz que tus flores duren más tiempo: agrega ¼ de cucharada por litro de agua. El cloro ayuda a mantener el agua de los floreros libre de bacterias, por lo que las flores vivirán más tiempo.
  2. Quita el moho: usa un pulverizador para cubrir toda la superficie con cloro puro, deja que el líquido actúe por unos minutos y después, usa un cepillo para quitar todo el problema. Con este método jamás volverás a ver moho.
  3. Quita la resequedad en la piel – Intenta darte un baño de tina con agua a temperatura ambiente y una taza de cloro. Esto te garantiza una piel más suave, y además, eliminarás las bacterias de la tina.
  4. Mata las malas hierbas en tu jardín – si hay maleza creciendo entre las baldosas de tu patio, puedes usar cloro sin diluir. Vierte la solución en las hierbas hasta cubrirlas por completo. Espera un par de días, y arráncalas. El cloro impedirá que vuelvan a crecer.
  5. Devuélvele el brillo a tus vasos – cuando tus vasos comienzan a verse nublados, puedes devolverles el brillo llenando el fregadero de agua caliente, agrega una cucharada de cloro y déjalos remojar por unos minutos.
  6. Limpia los muebles del patio – los muebles de plástico se manchan cuando llevan un tiempo al exterior y pierden su color. La mejor manera de limpiarlos es utilizando cloro. Simplemente mezcla una taza en un galón de agua tibia para quitar las manchas y el moho acumulado.
  7. Mata insectos – utiliza una solución 50% agua y 50% cloro para matar a los insectos y sus huevecillos. Rocía el área y espera unas horas. Después, limpia los restos de los insectos. Si en tu casa se estanca el agua, vierte una cucharada (o más, dependiendo de la superficie) y así evitarás a los molestos mosquitos.