Share on FacebookTweet about this on Twitter

El sismo del pasado 19 de septiembre cambió el panorama inmobiliario de la Ciudad de México. En particular el mercado corporativo que registró una demanda récord por espacios seguros y bien construidos.

Un estudio sobre tendencias desarrollado por la firma CBRE revela que el pre-arrendamiento y renta de espacios de oficinas alentaron la migración y ocupación de edificios de mayor calidad y considerados seguros.

Junto con Guadalajara y Monterrey, la ciudad de México acumuló una demanda de espacios de 670 mil m2, proveniente de empresas de servicios financieros, telecomunicaciones y business centers.

“El caso más relevante en el sector inmobiliario corporativo fue la Ciudad de México que registró en 2017 medio millón de m2 de demanda bruta, una cifra récord histórica, con 24% de espacios contratados en pre-arrendamiento, prueba de la confianza de las empresas e inversionistas en el dinamismo del sector servicios en la ciudad”, dice Yadira Torres, directora de investigación de mercados de la firma.

Esa demanda creció 19% en relación con lo registrado en 2016 porque la tasa de desocupación concluyó en 2017 con 15.68%, cuando se preveía 20% al inicio del año por los inmuebles en edificación.

Al cierre del año pasado, el indicador de construcción registraba 1.7 millones de m2 con 64 proyectos por concluirse en los próximos cuatro años, muchos de ellos ubicados en corredores como Insurgentes, Polanco y Santa Fe.

 

Blog-USG-cuadro1

Blog-USG-cuadro2