Share on FacebookTweet about this on Twitter

Espacios públicos, una distinta planeación urbana y formas innovadoras de edificación son parte de las tendencias en diseño de decenas de proyectos que se construyen y renuevan en distintas ciudades del país.

Estos criterios han logrado integrar parámetros sofisticados en desarrollos concebidos a partir de una visión distinta, que por las diversas necesidades de flujos y usos de sus habitantes, están apoyando su operación en las tecnologías y uso de distintos materiales de construcción.

Raúl Berarducci, director general de Bovis, reconoce que esta tendencia está permitiendo que en la integración de diseños se alcancen objetivos encaminados a los flujos de habitantes de los inmuebles e incluso el confort respecto al ruido.

“Son distintos parámetros que hoy permiten generar ventajas competitivas en acústica, termicidad y movimiento, por ejemplo. Eso demandan los giros de usos que integran en mismo espacio hoteles, residentes de departamentos y compradores en áreas comerciales”, explica.

Estas nuevas opciones de interacción social plantean los proyectos inmobiliarios de gran densidad, verticales y de usos mixtos.

Berarducci recuerda los avances alcanzados como los elevadores de doble cabinas, o bien las nuevas áreas de recepción de compras on line. Todo pensado en los hábitos recientes de los inquilinos corporativos y residenciales.
Se trata de un modelo que plantea la planeación arquitectónica y el diseño de espacios que ubican en el centro al individuo. Algunos expertos en arquitectura y urbanismo dirigen este último aspecto hacia la asociación del desarrollo vertical y de gran densidad, respecto a lo que distintos materiales hoy hacen factible.

Los números hablan por sí solos. Este 2018 se construyen 39 nuevos centros comerciales, de los cuales buena parte saldrán al mercado en los próximos meses para aportar al inventario un millón 817 mil 861m2 de superficie comercial.

El desarrollo inmobiliario del segmento lifestyle ha sido para propietarios y desarrolladores una salida que soporta el crecimiento del año en curso, tal y como lo fueron los community center, power center o los componentes comerciales de usos mixtos en su momento.

Basta observar que la expansión de este segmento que se extiende en distintos usos mixtos en ciudades como  México, Mérida y Monterrey.

La firma de servicios inmobiliarios CBRE detalla en su revisión México Insight Retail lo relevante que están siendo las ampliaciones de centros comerciales existentes, la llegada de nuevas marcas de ropa y artículos deportivos de Colombia, Japón, Inglaterra y Holanda.

Es una innercia que crece día con día. Sólo el año pasado, iniciaron operaciones 18 centros comerciales.

Así, el inventario nacional llegó a 22.06 millones de m2 al cierre de 2017, que representaron un incremento anual de 3.9% un ritmo inferior, si se considera el 5% de crecimiento acumulado un año previo.